Radio y Televisión de Aguascalientes

EN VIVO

PARTITURA

¿TIEMPO DE SOBRA EN CASA? QUIZÁ SEA UN BUEN MOMENTO PARA ORGANIZAR TU CLÓSET CON ESTOS SENCILLOS CONSEJOS.

Ordenando el clóset, ordenando tu vida.

¿NO SABES QUÉ HACER DURANTE LA CUARENTENA? ES UN BUEN MOMENTO PARA ORGANIZAR TU CLÓSET.

Si eres de las personas que nunca encuentra nada en el guardarropa y termina desordenando todo un poco más, esto te puede interesar. Hay unos sencillos consejos que te permitirán tener un clóset mucho más ordenado y con prendas fáciles de localizar.

No hay duda de que para dar paso a cosas nuevas es importante deshacernos de lo antiguo y para ello, es importante organizar mejor el clóset; aquí les tenemos cinco sencillos pasos para poderlo lograr.

1.- Di “adiós” a lo que no te pones.
Todos conservamos algo que ya no usamos porque tenemos la esperanza de que nos vuelva a quedar o tenemos un lazo sentimental que nos une a esa prenda. Sin embargo, es momento de pasar la página y sacar todo lo que no nos queda, no usamos o está en mal estado. Recuerda que ordenar el clóset, es sinónimo también de ordenar tu vida.

2.- Saca todo y administra los espacios.
Es necesario vaciar el clóset para saber con exactitud qué tanto tenemos y entonces, visualizar la forma en la que los espacios serán aprovechados. Además, ver todo fuera del armario te hará reconocer que definitivamente tienes más cosas de las que necesitas.

3.- ¡Agrupa! Cada quien con su cada cual.
Antes de acomodar nuevamente todo dentro del armario, debes agrupar tus pertenencias: pantalones con pantalones, camisas con camisas, zapatos con zapatos y así sucesivamente. De esta forma, descubrirás qué cajones, repisas y ganchos se aprovechan de mejor manera. Además, así sabrás donde está cada cosa.

4.-Paleta de colores.
Si además de agrupar por tipo de prenda, guardas tu ropa por colores, sabrás exactamente en qué sección del clóset se encuentra algo cuando lo busques. Ya sea que cuelgues tus camisas de la más clara a la más oscura o bien, en el caso de repisas o cajones, destines uno para cada color. De esta forma, siempre que tengas en mente una prenda en particular, sabrás donde la guardaste.

5.- Guarda lo que no ocupas diario y deja a la mano lo más necesario.
En el clóset se suele almacenar también maletas, edredones o cobijas que no son de uso diario pero que sin duda ocupan espacio. Para todos esos artículos destina un lugar específico que no interfiera con lo demás. Por lo general, la parte superior del armario es perfecta para ello, todo quedará guardado, no estorbará y el día que lo necesites será fácil sacarlo sin desordenar nada más.

Recuerda que siempre es un buen momento para reorganizar tu clóset y cuando veas todo de nuevo en su lugar, notarás como los espacios lucen más limpios y tu vida, mucho más ordenada.

Por: Navid de Luna